28.04.2014

Solar Impulse 2: dará la vuelta al mundo

Bertrand Piccard y André Borschberg han lanzado el Solar Impulse 2, su nuevo avión solar monoplaza diseñado para hacer frente al desafío del primer vuelo solar alrededor del mundo, sin emplear ningún tipo de combustible en 2015.

Solar Impulse es el resultado de la alianza entre dos hombres para hacer realidad un proyecto considerado imposible por los expertos de la industria. Mientras Bertrand Piccard, psiquiatra y explorador, conseguía socios para financiar el proyecto y promovía tecnologías limpias (apoyadas posteriormente por importantes autoridades políticas), el ingeniero y empresario André Borschberg reunía y dirigía un equipo técnico de 80 personas. Para este proyecto han sido necesarios 12 años de cálculos, simulaciones, construcciones y pruebas para llegar al lanzamiento del Solar Impulse 2, el avión más revolucionario del momento preparado para volar alrededor del mundo.
"Una visión no cuenta para nada a menos que esté respaldada por una acción. Con 8 récords mundiales por el Solar Impulse 1, el primer avión solar capaz de volar durante la noche, atravesando dos continentes y volando a través de Estados Unidos, hemos demostrado que las tecnologías limpias y las energías renovables pueden lograr lo imposible", dijo entusiasmado Bertrand Piccard, fundador y Presidente de Solar Impulse.
"Ahora tenemos que ir más allá", añadió André Borschberg, co-fundador y CEO. El Solar Impulse 2 tendrá autonomía prácticamente ilimitada, y ahora tenemos que asegurarnos de que el piloto es tan sostenible como su avión. Por ello, el vuelo alrededor del mundo será un hito tanto humano, como tecnológico.

Para completar el vuelo alrededor del mundo, el Solar Impulse 2 tendrá que lograr lo que ningún otro avión ha logrado antes: volar sin combustible con un solo piloto, durante 5 días y noches consecutivos sobre los océanos de un continente a otro. Este es el reto para el que el avión ha sido construido. Este avión solar monoplaza tiene una envergadura de 72 metros, con un peso total de 2,300 kg, logrando con ello un rendimiento aerodinámico y una eficiencia energética mayor que cualquiera hasta la fecha.
Cuenta con una cabina de 3,8 m3, y cada uno de sus detalles ha sido diseñado para que el piloto pueda permanecer en ella durante una semana. Sin embargo, en aras de la máxima eficiencia energética, la cabina no está presurizada ni climatizada, lo que supone un desafío adicional para la resistencia del piloto.
Los vuelos de prueba tendrán lugar en el mes de mayo, seguidos de vuelos de entrenamiento sobre Suiza.

El intento de hacer el primer vuelo alrededor del mundo con energía solar está programado para que comience en el mes de marzo del 2015, desde la zona del Golfo Pérsico. El Solar Impulse 2 volará sobre el Mar de Arabia, India, Birmania, China, el Océano Pacífico, Estados Unidos, el Océano Atlántico y el sur de Europa o el norte de África antes de cerrar el recorrido volviendo al punto de partida. Se harán pocos aterrizajes para alternar a los pilotos y organizar actos públicos junto con los gobiernos e instituciones educativas.

Acerca de Solar Impulse

Los pioneros suizos Bertrand Piccard (Presidente) y André Borschberg (CEO) son los fundadores, los pilotos y la energía que hay detrás del Solar Impulse. El Solar Impulse es una aventura única que tiene el objetivo de devolver la emoción al corazón de la exploración científica. El Solar Impulse es también una forma de laboratorio en el aire, una forma de innovar con soluciones tecnológicas capaces de hacer frente a los desafíos actuales. Adicionalmente es una visión que nos impulsa a cada uno de nosotros para convertirnos en pioneros en nuestro día a día.
Este revolucionario avión monoplaza, hecho de fibra de carbono tiene una envergadura de 72 metros (más grande que la del Boeing 747 - 8I) y un peso de sólo 2,300 Kg., equivalente al de un coche. Las 17,000 celdas solares integradas en las alas ofrecen suministro a cuatro motores eléctricos (de 17.5 HP cada uno) con energía renovable. Durante el día, las celdas solares recargan las baterías de litio que pesan 633 kg, lo que permite al avión volar de noche y tener una autonomía prácticamente ilimitada.