04.12.2014

Solar Impulse y Schindler, juntos hacia la eficiencia energética

El revolucionario avión que vuela gracias a la luz del sol, iniciará su vuelta al mundo en marzo de 2015. El promotor, presidente y piloto del Solar Impulse, Bertrand Piccard, ha presentado esta mañana en Madrid el proyecto de la mano de Schindler, uno de sus principales patrocinadores.

Sr. Guembe y Sr. Piccard en la presentación del Solar Impulse

Schindler, multinacional de ascensores y escaleras mecánicas, colabora con ‘Solar Impulse’, un avión cuyo próximo objetivo es dar la vuelta al mundo sin usar ningún tipo de combustible fósil. Bertrand Piccard ha presentado hoy en Madrid el proyecto junto a Carlos Guembe, Presidente Ejecutivo de la Zona Europa Sur de Schindler. La multinacional suiza afianza así su compromiso con el desarrollo de tecnologías limpias y respetuosas con el medio ambiente.

Presentación Solar Impulse

Solar Impulse es el resultado de la alianza entre dos hombres para hacer realidad un proyecto considerado imposible por los expertos de la industria. Mientras Bertrand Piccard, psiquiatra y explorador, conseguía socios para financiar el proyecto y promovía tecnologías limpias (apoyadas posteriormente por importantes autoridades políticas), el ingeniero y empresario André Borschberg reunió y dirigió un equipo técnico de 80 personas. Han sido necesarios 12 años de cálculos, simulaciones, construcciones y pruebas para llegar al lanzamiento de la segunda versión del Solar Impulse, el avión más revolucionario del momento, preparado para volar alrededor del mundo con energía solar.

Bertrand Piccard , André Borschberg y Carlos Guembe

Para completar este reto, el Solar Impulse 2 tendrá que lograr lo que ningún otro avión ha conseguido antes: volar sin combustible, con un solo piloto, durante 5 días y noches consecutivos sobre los océanos de un continente a otro. Este es el reto para el que el avión ha sido construido. Este avión solar monoplaza tiene una envergadura de 72 metros y un peso total de 2.300 kg, características que le permiten obtener un rendimiento aerodinámico y una eficiencia energética mayor que cualquiera hasta la fecha.

Cuenta con una cabina de 3,8 m3, y cada uno de sus detalles ha sido diseñado para que el piloto pueda permanecer en ella durante una semana. Sin embargo, en aras de la máxima eficiencia energética, la cabina no está presurizada ni climatizada, lo que supone un desafío adicional para la resistencia del piloto.

El intento de hacer el primer vuelo alrededor del mundo con energía solar está programado para que comience en marzo del 2015 desde Abu Dhabi. El Solar Impulse 2 volará sobre el Mar de Arabia, India, Birmania, China, el Océano Pacífico, Estados Unidos, el Océano Atlántico y el sur de Europa (eventualmente en España) antes de cerrar el recorrido volviendo al punto de partida. Se harán aterrizajes cada pocos días para alternar a los pilotos y organizar, en cada una de sus escalas, actos públicos junto con los gobiernos, las escuelas y las universidades de ese país.

“Para Schindler es un honor participar en un proyecto de esta envergadura, tan importante para el desarrollo tecnológico sostenible. De esta forma, conseguimos llevar los avances en investigación de la energía solar a otros sectores, como el de la elevación”, afirmó durante el acto Carlos Guembe, Presidente Ejecutivo de la Zona Europa Sur de Schindler.

Gracias a la tecnología desarrollada en Solar Impulse y a la constante investigación de los técnicos de Schindler, la multinacional suiza ha introducido en el mercado un ascensor movido tan sólo por energía solar que posibilita un ahorro de hasta 50% de la energía consumida por el modelo convencional en un año. En función de las condiciones y la disponibilidad de su fuente de alimentación -la luz solar- el desplazamiento de este modelo puede llegar a ser completamente autónomo.

Para Schindler, las tecnologías más avanzadas en la lucha por un uso más racional de la energía, es la mejor garantía para un desarrollo sostenible en nuestro planeta. Por ello, el apoyo de la multinacional suiza a iniciativas como ‘Solar Impulse’ pone de manifiesto el compromiso de la compañía con la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente. Schindler comparte con este proyecto una visión crítica sobre el empleo de energías tradicionales a largo plazo.

Sobre Schindler

Fundado en Suiza en 1874, el Grupo Schindler es uno de los líderes mundiales en el sector de ascensores, escaleras mecánicas y otros servicios relacionados con el transporte vertical. Las soluciones de movilidad urbana de Schindler transportan diariamente a mil millones de personas en todo el mundo. Tras el éxito de la compañía se encuentran los más de 47.000 empleados presentes en más de 100 países.

Sobre Solar Impulse

Los pioneros suizos Bertrand Piccard (Presidente) y André Borschberg (CEO) son los fundadores, los pilotos y la energía que hay detrás del Solar Impulse, el primer avión capaz de volar día y noche sin combustible y sin emisiones contaminantes, con el que van a intentar llevar a cabo el primer vuelo solar alrededor del mundo en 2015. El Solar Impulse es una aventura única que tiene el objetivo de devolver la emoción al corazón de la exploración científica.

El Solar Impulse es también una forma de laboratorio en el aire, una forma de innovar con soluciones tecnológicas capaces de hacer frente a los desafíos actuales. Y es una visión que nos impulsa a cada uno de nosotros para convertirnos en pioneros en nuestro día a día.

Este revolucionario avión monoplaza, hecho de fibra de carbono tiene una envergadura de 72 metros (más grande que la del Boeing 747 - 8I) y un peso de sólo 2.300 Kg., equivalente al de un coche. Las 17.000 células solares integradas en las alas ofrecen suministro a cuatro motores eléctricos (de 17,5 CV cada uno) con energía renovable.

Durante el día, las células solares recargan las baterías de litio que pesan 633 kg (2.077 libras), lo que permite al avión volar de noche y tener una autonomía prácticamente ilimitada.