12.07.2012

Schindler, comprometida con la revolución de la energía solar

Nota de Prensa

Schindler continúa su apoyo al proyecto ‘Solar Impulse’ en su objetivo de dar la vuelta al mundo propulsado únicamente con energía solar. La multinacional suiza refuerza de este modo su compromiso con el desarrollo de tecnologías limpias.

Schindler, empresa líder en el mercado de ascensores, escaleras mecánicas y servicios relacionados, y que mueve diariamente a mil millones de personas en todo el mundo, ha apoyado el proyecto ‘Solar Impulse’ en su apuesta por la energía solar. Para Schindler, Solar Impulse es uno de los más comprometidos y serios proyectos de desarrollo de tecnologías limpias y respetuosas con el medio ambiente.

‘Solar Impulse’ es una iniciativa innovadora que lanza a toda la sociedad un mensaje sobre la importancia de la inversión e investigación en proyectos que promuevan las energías sostenibles. Un mensaje que refleja y refuerza los valores de Schindler de compromiso con la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.

Reducción de consumo energético

Schindler y ‘Solar Impulse’ comparten una visión crítica sobre el empleo de energías tradicionales a largo plazo. Y esta preocupación ha llevado a ambas instituciones a tratar de dar respuesta a la siguiente pregunta, ¿cómo podemos mover a las personas de forma más inteligente y qué es necesario para conseguir nuestro objetivo?

Iniciativas como Solar Impulse son una interesante respuesta. Desde Schindler consideran que el futuro del transporte de personas pasa por la reducción del consumo energético, lo que en el mercado de los ascensores implicará la disminución drástica de la parte más importante de su impacto medioambiental. Para alcanzar este fin, desde Schindler se apuesta por la inversión en investigación de aspectos tales como la estructura de los materiales, su resistencia y la reducción de su peso.

Otro aspecto a destacar de la asociación entre Schindler y ‘Solar Impulse’ es el intercambio de experiencias profesionales que este proyecto implica. El trabajo conjunto de investigadores de todas las empresas implicadas, entre ellas Schindler, y la colaboración de ‘Solar Impulse’ con el Instituto Suizo Federal de Tecnología en Lausanne (EPFL) darán como resultado un intenso y fértil maremágnum de ideas y propuestas que desembocará en nuevos descubrimientos y proyectos futuros.

Mensaje de futuro

'Solar Impulse’ no es únicamente un proyecto sobre ahorro energético, sino que se trata de una iniciativa que busca proyectar sus resultados en el futuro hasta alcanzar un terreno tecnológico desconocido hasta ahora, y absolutamente necesario para reducir nuestra dependencia en los carburantes fósiles.

Nacida de dos espíritus emprendedores, rompedores y con talento, la iniciativa ‘Solar Impulse’ comparte con Schindler la filosofía de que la apuesta por las ideas es el mejor método que la sociedad tiene para continuar avanzando.

Sobre Schindler

Fundado en Suiza en 1874, el Grupo Schindler es uno de los líderes mundiales en el sector de ascensores, escaleras mecánicas y otros servicios relacionados con el transporte vertical. Las soluciones de movilidad urbana de Schindler transportan diariamente a mil millones de personas en todo el mundo. Tras el éxito de la compañía se encuentran los 43.000 empleados presentes en más de 100 países.

Sobre Solar Impulse

Solar Impulse HB-SIA, el primer avión diseñado para volar día y noche sin gasolina y sin emisiones de carbón, demuestra un enorme potencial de las nuevas tecnologías en términos de ahorro energético y producción de energías renovables. Siete años de intenso trabajo, el estudio y el trabajo de un equipo de 70 profesionales y 80 patrocinadores han contribuido a la construcción de este revolucionario avión de fibra de carbono, con una envergadura igual que la de un Airbus A340 (63,4m) y un peso similar a un coche familiar.

Se trata del avión más largo construido con ese peso. Sus 12.000 placas solares integradas en sus alas suministran a los cuatro motores eléctricos (cada uno con una potencia máxima de 10CV), con energía renovable y carga los 400kg de las baterías de polímero de litio, haciendo posible el vuelo independiente del avión por la noche.

El proyecto Solar Impulse recibe el apoyo, entre otras, de empresas como: Solvay, Omega, Deutsche Bank y Schindler como patrocinadores principales; Material Science and Altran como Patrocinadores oficiales; EPFL (Lausanne Federal Institute of Technology) como consultor científico oficial y Dassault-Aviation como consultor aeronáutico.